Descargar gratis libro Un unico Dios

Más de 350.000 libros descargados
Descargar gratis libro Un unico Dios Descargar gratis libro Un unico Dios Descargar gratis libro Un unico Dios

El sexto dia del Genesis 19/02/2018Descargar gratis libro Un unico Dios


Sexto día:
"Dijo Dios:
""Produzca la tierra animales vivientes de cada especie: bestias, sierpes y alimañas terrestres de cada especie". Y así fue. Hizo Dios las alimañas terrestres de cada especie, y las bestias de cada especie, y toda sierpe del suelo de cada especie: y vio Dios que estaba bien.
"Y dijo Dios:
""Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, varón y mujer los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo Dios:
""Sean fecundos y multiplíquense y llenen la tierra y sométanla; manden en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra".
"Dijo Dios:
""Vean que les he dado toda hierba de semilla que existe sobre la haz de toda la tierra, así como todo árbol que lleva fruto de semilla; para ustedes será de alimento. Y a todo animal terrestre, y a toda ave de los cielos y a toda sierpe de sobre la tierra, animada de vida, toda la hierba verde les doy de alimento". Y así fue. Vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba muy bien. Y atardeció y amaneció: día sexto" (Génesis 1:24-31).

En este párrafo del sexto día encontramos la aparición de los animales terrestres y luego la del ser humano. Es muy importante, muy importante, que el ser humano sea el último en aparecer, ya comentamos el porqué. El hecho que sea el último no es un detalle menor, el hombre podría haber aparecido al principio del relato y éste se hubiese presentado más razonable o más coherente en función de creer que toda la historia fue inventada. Lo normal -me parece a mí- es que alguien que inventa una historia de la Creación empiece por lo más importante: el ser humano. Sin embargo, en el Génesis el hombre, el centro de la Creación, es el último en hacer su arribo.
Perfecto, hasta aquí simplemente perfecto.
Pero…, otra vez un pero, ¿por qué en la descripción los animales terrestres se mencionan después de las plantas, las aves y los animales marinos? Sí, ¿por qué?
Esto no cerraba, no cuadraba, allí faltaba algo. Me había pasado por alto alguna pieza de este rompecabezas.

Otra vez regresaba a vía muerta, nuevamente algo no encajaba en mi planteo como debería. La idea volvió a darme vueltas en la cabeza, durante días, sin solución.
(Claro, ahora algunos ya se miran como diciendo: "¿Viste?", pero no se apuren, no se apuren... porque esto aún no termina).

Al fin volví sobre la base de mi teoría que se centra en la ubicación del observador. Pensé: afinemos aún más la ubicación exacta.
La clave nos la puede dar el individuo que contempla, el observador.
¿Quién era ese observador? ¿Dónde vivía? ¿Qué hacía? ¿De qué vivía?
Cómo no tenemos ninguna referencia acerca de este individuo, ya que lo único con lo que contamos es su relato, deberemos deducirlo.
El Génesis es una narración que forma parte de los textos, crónicas y tradiciones, compiladas por Moisés, al menos eso es lo que los estudiosos de La Biblia suponen. Siguiendo esta lógica podemos deducir, que si el texto integra el acervo cultural de los hebreos, es porque quien lo escribió o lo narró era o de su pueblo o al menos alguien muy cercano a él. Con este dato estaríamos en condiciones de definir una ubicación geográfica mucho más aproximada, habríamos circunscrito el área posible a la región de la Mesopotamia, entre los ríos Éufrates y Tigris. Nuestro observador tendría grandes posibilidades de ser un pastor.
Bien, bien, bien… muy bien.
En ese momento algo encajó en esa maraña de pistas y piezas. Tuve la sensación, la certeza de haber encontrado algo importante. Pensé, debo investigar ese lugar, investigar la Mesopotamia en la época inicial de Pangea. Busqué y rebusqué en los libros y… ¡Bingo! Adivinen. Mesopotamia, o al menos los territorios que habrían de convertirse algún día en la Mesopotamia, eran una playa, una playa del bloque de Arabia. Estaba ante esa masa de tierra que derivaría junto con los otros bloques y luego terminaría "casi estrellándose" con Asia. La playa estaba allí; esa playa era el sitio desde donde nuestro observador veía los monstruos marinos.
Mientras nuestro bloque de Arabia deriva por el océano, ese pequeño sector -que millones de años después sería Mesopotamia- es una playa, una larga playa que se extiende frente al océano. Pero, atención, porque no es cualquier playa. Antes de iniciar la deriva, o podríamos decir, en el momento en que aún forma parte de aquel continente único, esa región constituye la costa de un pequeño borde de Pangea. Luego, al desplazarse, continúa en su calidad de playa hasta que choca con Asia y deja de ser playa -al menos en parte- para ser terreno interior. Pero, y he aquí otro "pero" muy interesante, el terreno que queda como tierra interior es justamente el que pasa a formar la Mesopotamia mientras que el resto de la costa continúa siendo playa, la playa del Golfo Pérsico.
De esta manera, podría explicarse porqué nuestro observador vio, primero las algas-plantas, luego los animales marinos -los monstruos marinos y las aves, mientras Pangea deriva-, y al final los animales terrestres -sin monstruos (porque ya no había dinosaurios)-, y al final -muy al final- el hombre.
Aquí valga una pequeña acotación: en la narración, al referirse a los animales marinos habla de "monstruos", sin embargo cuando menciona a los animales terrestres, no. ¿Por qué? Sí, me pregunto, ¿por qué algunos animales marinos le parecieron monstruosos pero los terrestres no?
He allí la clave.
He allí LA clave.
Recordemos la línea de tiempo.
Si tomamos en cuenta que en el momento en que este individuo está observando el mar (mientras deriva sobre el bloque de Arabia) es justamente la época de los dinosaurios, en la que es posible que, además, la playa haya estado sumergida en algún momento, y luego ve la tierra firme en el lapso en que los dinosaurios ya se habían extinguido, la secuencia de tiempo adquiere una lógica inigualable [8].

8 La extinción masiva del Cretácico-Terciario fue un período de extinciones masivas de especies hace aproximadamente 65 millones de años. Corresponde al final del período Cretácico y el principio del período Terciario. También se le conoce como extinción masiva del límite K/T (del alemán Kreide/Tertiär Grenze), para señalar la frontera entre el Cretácico-Terciario.
No se conoce la duración exacta de este evento. Cerca del 50% de los géneros biológicos desaparecieron, entre ellos la mayoría de los dinosaurios. Se han propuesto muchas explicaciones a este fenómeno; la más aceptada es que fue el resultado del impacto de un asteroide sobre la Tierra proveniente del espacio.


Lo que el observador ve, al estar mirando hacia el mar, en época de dinosaurios son dinosaurios marinos, por eso lo de "monstruos marinos", que él nunca había visto y que nunca vuelve a ver. Sin embargo, al divisar a los animales terrestres ninguno de ellos le llama la atención, a pesar de los elefantes, y las jirafas, simplemente porque para él no eran monstruos. Para él eran animales conocidos.
Es muy interesante el hecho de que para cuando Arabia "choca" con Asia los dinosaurios ya se habían extinguido. Ya no había monstruos en tierra firme. Ya no existían "monstruos terrestres" que nuestro observador pudiera llegar a ver.

Pensemos que este individuo siempre estuvo como "clavado" al piso, nunca se dio vuelta, nunca cambió la orientación de su mirada.
Mientras duró su visión, en todo momento, se encontró ante un despliegue de hechos que se sucedían ante sus ojos, como si hubiese estado frente a una pantalla de cine en la que se proyectaba la Creación. O, al igual que un camarógrafo filmando con una cámara fija.
Giró con el planeta, se desplazó con el terreno y, por supuesto, no pudo volar. Lo cual, aunque podría parecer una desventaja, en realidad nos da la pauta clave de que lo que vio fue absolutamente real. Un regalo de Dios a una persona determinada, posiblemente, para que ésta lo contara y de esa manera revelara los mecanismos de Dios para crear sistemas solares y planetas como la tierra.

Pangea y la deriva continental

el genesis y la ciencia el genesis y la ciencia
el genesis y la ciencia el genesis y la ciencia

La flecha indica la ubicación del observador

En este punto les voy a contar algo muy interesante.
Cuando este libro estaba casi terminado y nos encontrábamos realizando las correcciones finales, en esos días, estaba mirando la televisión y repasaba algunos programas que había dejado grabando.
Como no encontré ninguna comedia -que son las que me gustan ver luego de un día de trabajo-, revisé los programas de documentales que había grabado y seleccioné al azar uno acerca del desierto del Sahara.
Al mirar la documental -para mi sorpresa-, escucho a los científicos hablando de la enorme cantidad de fósiles marinos que formaban las arenas del desierto del Sahara. Decían, que el Sahara había sido una playa del mar poco profunda, a tal punto que crecían manglares, (los manglares son árboles muy tolerantes a la sal y cuyas raíces se encuentran inmersas en el agua del mar).
En la documental se referían en particular a una zona de Egipto llamada Wadi Al-Hitan, o valle de las ballenas por la gran cantidad de fósiles de ballenas y de ancestros de estas. También comentaban que las piedras utilizadas en la construcción de las pirámides estaban repletas de fósiles marinos costeros, o sea, conchillas, conchas marinas, y otros fósiles más antiguos como los nummulites ("pequeña moneda"), foraminíferos extintos que vivieron entre 55 y 39 millones de años a esta época.
Al final de la película -este programa documental-, los geólogos concluían que toda la franja superior de África había estado -en parte- sumergida mientras se producía la deriva continental, y que algunos terrenos adyacentes al mar se habían elevado en épocas en que África se acerca a Asia y el bloque de Arabia "choca" con Asia -(actual Irán, Irak, Turquía).
Enorme sorpresa.
Enorme y grata sorpresa.
Si tenemos en cuenta lo cercano que se encuentra la playa, o ubicación clave dónde suponemos que se encontraba nuestro observador, de la zona de este "valle de las ballenas" -menos de 1.000 kilómetros-, y además consideramos la existencia de firme evidencia que concluye que la zona estuvo lo suficientemente sumergida como para que en determinados momentos nuestro individuo pudiese ver los "famosos" monstruos marinos, la teoría que nos ocupa, la teoría de nuestro observador y su ubicación cierra a la perfección.
(Intuyo, que a esta altura, ya he captado su atención y ya no hay gestitos…).

Y al final…
En las postrimerías del sexto día, el hombre hace su aparición.

""Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, varón y mujer los creó"" (Génesis 1:26-27).

No en el primero, ni en el segundo, no, recién en el sexto. ¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede ser que el hombre haya sido creado por Dios al final y no al principio? Vamos, ¿no somos acaso lo más importante?, ¡somos el centro de la creación! ¿No debería habernos creado al principio? Pero no. Nos creó al final. Completamente al revés de lo que se hubiese esperado de un relato creacionista.
Un broche de cierre perfecto.
En los seis mil millones de años que duró todo el proceso de la creación del Sistema Solar el Homo Sapiens aparece al final, en los últimos dos millones de años.
Justamente.
Al final del sexto día.
 



La explicación del Génesis. El relato de la Creación de la Biblia comprendido tanto desde lo científico como desde lo espiritual.
El motivo de ser del pueblo elegido. El origen del pueblo judío. El paso de la infancia a la adultez de la humanidad.

Para consultar por Descargar gratis libro Un unico Dios El sexto dia del Genesis
haga clic aquí

Última actualización 19/02/2018 15:21:36Descargar gratis libro Un unico Dios
Descargar gratis libro Un unico Dios Descargar gratis libro Un unico Dios Descargar gratis libro Un unico Dios
Descargar gratis libro Un unico Dios
Es Descargar gratis libro Un unico Dios | En Descargar gratis libro Un unico Dios | It Descargar gratis libro Un unico Dios | Fr
Alberto Canen, Descargar gratis libro Un unico Dios
El autor de Un Unico Dios

La biblia y el pueblo elegidoUn único Dios: El motivo de ser del pueblo elegido. (Spanish Edition) [Paperback]
Sr Alberto Canen (Author)

Price: U$S 18.49 & FREE Shipping on orders over $25. (Amazon)

In Stock.
Ships from and sold by Amazon.com. Gift-wrap available.

Amazon clic aquí


El genesis y la cienciaEl observador: Del relato de la Creacion a la explicacion cientifica. (Spanish Edition) [Paperback]
Sr Alberto Canen (Author)

Price: U$S 7.99 & FREE Shipping on orders over $25. (Amazon)

In Stock.
Ships from and sold by Amazon.com. Gift-wrap available.

Amazon Clic aquí



Descargar gratis libro Un unico Dios Recomienda esta página
Descargar gratis libro Un unico Dios ¡Agregar a Favoritos!
Guardar en:
Guardar en Marcadores
Descargar gratis libro Un unico Dios
Goodreads


  • Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
  • El observador y Un único Dios por Alberto Canen se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
    Basada en una obra en www.albertocanen.com. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.albertocanen.com/...ciones.htm.
    Licencia de Creative Commons
    Imágenes del libro El observador by Alberto Canen is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
    Creado a partir de la obra en http://www.albertocanen.com.

    Últimas búsquedas: la santa biblia, santa biblia cristiana, descargar santa biblia, santa biblia reina valera, santa biblia reina valera 1960, santa biblia evangelica, la santa biblia cristiana, la santa biblia reina valera, biblia santa, libro la santa biblia, la biblia online, leer biblia online, biblias online, biblia online reina valeradios envia diez plagas, decalogo hebreo en español, el exodo codornices, cuantas invasiones a jerusalen, el diluvio, creacion magica, mapas de los monstruos marinos, estudiando libro hebreos, las plagas de los tabanos en egipto para niños, que paso cuando abrahan se dispuso a matar a su hijo,

    Diseño web y optimización www.paginadigital.com.ar

    Descargar gratis libro Un unico Dios